Aventuras con eShapeoko CNC - Parte 2

Publicado por en DIY el 19/12/2014
Comentarios:

En mi anterior post, comentaba los detalles del montaje de mi reluciente máquina CNC eShapeoko. Después algunas pruebas más y configurar debidamente la controladora, ha llegado el momento de aventurarse a hacer un trabajo real y en estas fechas, qué mejor que unas letras de feliz navidad! :) Ya vereis más adelante que lo que iba ser un trabajo realivamente sencillo, salió más o menos como esperado salvo algunos problemas durante el corte que os explico a continuación.

Unas bonitas letras en madera

Para la ocasión, tenía unos tableros de madera DM que quise aprovechar y utilizar como material para las letras. Con un par de capas de tapaporos y algo de pintura maloserá que no quede algo decente. No he usado más software que CamBam para dibujar las letras directamente, sin necesidad de pasar por SolidWorks ya que CamBam ya tiene la función de letras. Teniendo en cuenta las medidas del tablero, las he colocado más o menos a ojo, pero teniendo en cuenta la separación entre cada una para que la fresa tenga sitio para pasar. La fresa que he utilizado es la típica estándar que viene con la Dremel y que tiene un diámetro de corte de 3.2mm. Con tener al menos 3.5mm de margen entre cada letra es más que suficiente. El grosor del tablero es de 10mm, aunque hay que tener cuidado con este material ya que no es muy exacto. Midiendolo bien en varios sitios con el calibre, se aprecian desviaciones en el grosor de hasta 0.6mm y también es habitual que no esté perfectamente recto sino más bien en curva.

Una vez todo diseñado y exportado el G-Code, he utilizado como siempre Chillipeppr para enviarlo a la máquina. Y aquí comienza la fiesta de la cual os dejo un par de imágenes:

Lo primero que destaca es la cantidad de serrín que suelta este material. Os puedo asegurar que había serrín por todos lados!!! Quizás lo próximo será hacer una caja para contener esto y utilizar un buen aspirador, pero ya iremos viendo más adelante. Fijaros que las letras de la izquierda ya están listas (10 mm de grosor) y el serrín llena completamente el hueco, es impresionante...

La configuración del corte está puesta a 0.1mm de profundidad por pasada (es bastante conservador) y un avance de 500 mm por minuto. Con esta configuración, cada letra tardó unos 8 minutos en completarse, por lo que el proceso fué bastante lento. La velocidad de la dremel estaba aproximadamente a unas 10.000 rpm.

Todo iba lento pero de maravilla hasta que a falta de finalizar las dos últimas letras...

En apenas un par de segundos, empezó a oler a quemado y vi salir humo del material que se puso negro. La fresa ya no estaba cortando el material, pero la máquina seguía avanzando y la dremel se empezó a mover de su soporte así que apresuradamente he pulsado el botón de emergencia (altísimamente recomendado!!) para detener el proceso y evitar daños mayores.

La pobre fresa no aguantó el chaparrón y literalmente se ha quemado. No tengo claro exactamente el por qué pero todo apunta a un sobrecalentamiento. Es posible que el avance sea fuera muy lento o bien las revoluciones muy altas. Me comentaron más adelante que hay que encontrar un buen compromiso entre ambos y de hecho un amiguete que trabaja en una empresa de mecanizados me ha pasado una fórmula para calcular ambas cosas. De eso hablaré en otro capítulo.

Total, que mi trabajo quedó casi terminado y saqué las letras para por lo menos comprobar el resultado final. Lo primero que se puede observar es que no ha llegado a cortar el material del todo por lo que tuve que terminar cortando con un cutter con cuidado y ver que hay casi 1 mm sin cortar.

 

Así parece que ha quedado regular, pero con una buena pasada de lija queda más o menos decente. Sin embargo este material creo que no es muy adecuado para este tipo de trabajos ya que se rompe muy fácilmente en láminas. También se pueden apreciar las pasadas pero una vez lijado casi no se aprecian.

Es increible la cantidad de polvo y serrín que genera este material, os lo puedo asegurar. Eso será probablemente unas de las cosas que intentaré solucionar en un futuro cercano. La conclusión de esta sesión es que el workflow está controlado, es decir, diseñar la pieza, generar el G-Code y enviarlo a la máquina. También he concluido que el DM está bien para hacer estanterías pero no creo que sea adecuado para fresar con una mínima precisión y además hay que terminar con bastante trabajo de lijado y lo que quiero es tener una pieza lo más terminada posible.

Tengo que decir que he quedado sorprendido por la fuerza general de los motores ya que la dremel estaba fuertemente atornillada a su soporte de aluminio y aún así se ha movido del sitio. Eso puede ser un buén síntoma si en un futuro quisiera cortar materiales más duros como por ejemplo aluminio. Lo que veo importante es que la Dremel tiene ciertos límites en cuanto a fuerza y es fácil escuchar como baja de revoluciones bajando a una profundidad de corte de 0.2mm, aunque eso por supuesto también dependerá del material.

Ya estoy trabajando actualmente en un soporte para cambiar la Dremel por una flamante fresadora Makita RT0700C que ya tengo esperando. Es una fresadora de 710W para fresas de 6mm (1/4 pulgadas). Con esto sí podré fresar mucho más rápido, con más profundidad por pasada y con materiales más duros. De hecho el soporte será de PVC de 20mm del cual hablaré en el siguiente episodio ;)

Mientras tanto os dejo las letras bien colocaditas (a falta de las tres últimas claro!) para desearos unas felices fiestas y por supuesto espero vuestros comentarios, si quereis saber algo más acerca de esta interesante historia de amor que está naciendo entre mi máquina y yo!

Si quieres ver las fotos a más resolución, puedes visitar nuestra galería de Flickr.

Si te ha gustado, compártelo con tus amigos!
Google Plus 

Ver comentarios antiguos...